Último eclipse lunar del año. Este 16 de julio será un viaje directo hacia las emociones

1750

El cielo no deja de regalarnos espectáculos cósmicos tan increíbles como poderosos. Prepárate para disfrutar del último eclipse de 2019 este 16 de julio.

Si creías que ya había ocurrido un gran movimiento a nivel astrológico, debes saber que seguiremos en constante transformación durante julio.

Ocurrirá en el grado 24 del eje Cáncer Capricornio. Es el segundo eclipse de esta temporada y el último de 2019. La órbita del satélite se alineará (desde el punto opuesto) con la eclíptica y coincidirá con la del Sol. Como resultado, el reflejo lunar se verá oscurecido.

Recordemos que estos son eventos astronómicos que se producen cuando el Sol, la Luna y la Tierra se encuentran alineados. En el caso del eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, produciendo un cono que la ensombrece. Pero este eclipse es parcial. ¿Qué quiere decir eso? Que la Luna solo será cubierta en una porción.

Este eclipse podrá ser visto especialmente en Sudamérica (Argentina, Chile, Brasil y Uruguay, entre otros países), Europa, África, Asia, Australia, parte de Nueva Zelanda y el extremo oriental de Estados Unidos.

Tendrá una duración de 2 horas y 58 minutos. El punto máximo será a las 21:30:43 UTC (tiempo universal coordinado).

Un eclipse lunar, directo a las emociones

El eclipse se producirá en el grado 24 del eje Cáncer-Capricornio y pertenece a la serie Saros 139, que está encadenada con los eclipses lunares de los años 2001, 1983, 1965, 1947 y 1929 (y siguen). Podemos relacionar estos años con momentos kármicos planetarios y nacionales de crisis, cambios, giros y resurgimientos de nuevas políticas. Habrá que seguir investigando en esta línea.

A nivel personal, los eclipses de luna movilizan cuestiones emocionales, son un énfasis en determinada energía y tienen un impacto profundo sobre las aguas de nuestro inconsciente. Esto influye en los sueños, en el cuerpo (sobre todo los líquidos y el sistema hormonal), en las emociones y en la fluidez con la que las expresamos. En estos momentos estarán a flor de piel cuestiones que permanecían ocultas, guardadas, pero que estaban ahí de alguna manera. Sentirlas y sacarlas afuera nos permitirá caminar más livianos por la vida.

Hay que aclarar que muchas veces los días posteriores son los que aclaran ese movimiento interior que ocurre en las horas cercanas al eclipse, y mucho depende de la predisposición interna.

Será momento de cierre, conclusión, madurez y finalización de alguna etapa comenzada seis meses atrás, en los eclipses de febrero. Pero también potenciará las temáticas del nodo norte en Cáncer, que seguiremos trabajando hacia adelante. Todo va por ciclos y etapas.

Como en todo eclipse, será mejor observar que intencionar; escuchar las señales que imponer; estar muy presente en lo que vaya sucediendo antes que manipular o forzar situaciones. Debemos evitar caer en situaciones engañosas (posiblemente las cosas no sean tal y como se muestran a simple vista).

Se recomienda comer sano, hidratarse bien, caminar o hacer ejercicio y meditar, en lo posible, con silencio interno. También anotar los sueños por si vienen mensajes.

Los aspectos con los que se da este eclipse son: la luna se encontrará junto a Plutón y a Saturno retrógrados; Marte en Leo en cuadratura a Urano; Venus junto con el Nodo en conjunción a Plutón. La caída de viejas estructuras, costumbres, mandatos y deberes avanza a paso firme. Las relaciones de pareja se enfrenta a temas kármicos de larga data (individuales y vinculares). Será preciso encontrar salidas creativas para no caer en el mismo espiral de repeticiones dolorosas. Honremos el pasado y los legados de nuestros ancestros pero demos un paso de futuro. Armemos nuestras propias recetas sobre cómo ser en familia y en tribu.

Los signos que reciben mayor influencia

Los signos que se verán más afectados por este eclipse serán fundamentalmente los cuatro cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio.

Como sucederá en el grado 24, tendrán que estar atentos aquellos cancerianos que cumplan entre el 13 y el 19 de julio, y los capricornianos del 13 al 19 de enero. Los terceros decanatos de Aries y Libra también pueden registrar movimientos intensos durante esos días.

Si conocemos nuestra carta natal, podremos saber en qué lugar puntual (casa astrológica) sucederá este eclipse y comprender con mayor precisión en que área de nuestra vida tendrá mayor impacto estas revelaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here