Equinoccio de marzo 2019: tu vida se armonizará y confía que todo saldrá bien

4688

El Equinoccio del 20-21 de marzo de 2019, está marcado por el Sol moviéndose hacia la constelación de Aries. A medida que el Sol se cruza en Aries, experimentamos horas iguales de luz y oscuridad.

Aries es el primer signo del zodíaco, así que cuando el Sol entra en este signo, representa el comienzo de un nuevo ciclo y el comienzo del año astrológico.

El Equinoccio no es sólo el comienzo del nuevo año astrológico, sino también el comienzo de la primavera en el hemisferio norte y el comienzo del otoño en el hemisferio sur.

Este cambio en las estaciones causa un cambio en la expresión y el flujo de energía a nuestro alrededor, y podemos mirar a la Madre Tierra en busca de pistas sobre en qué dirección está fluyendo la energía.

En el hemisferio norte, la primavera es una época en la que todo florece. Los árboles desnudos comienzan a dar a luz nuevas hojas, y los botones florales que permanecieron inactivos todo el invierno de repente comienzan a abrirse.

La primavera es un tiempo en el que la energía se mueve de un estado interno a un estado externo. Hay mucha energía exterior que nos guía y nos anima a salir y expresarnos.

La primavera es definitivamente una temporada para nuevos comienzos, para un nuevo crecimiento y para un nuevo comienzo en nuestras vidas.

En el hemisferio sur, el otoño es la hora de la muerte. Es quizás uno de los momentos más significativos del año, ya que nos recuerda el ciclo de muerte y renacimiento.

A veces las cosas tienen que morir para que puedan renacer para un propósito mayor o una misión mayor. A veces tenemos que dejarlo ir para dar la bienvenida a lo nuevo.

El otoño es una época en la que la expresión de la energía pasa de un estado exterior a un estado interior. Es un tiempo en el que se nos anima a retirarnos y a empezar a pensar en limpiar y dejar ir las cosas de nuestras vidas.

Es un tiempo en el que tenemos que liberarnos, despejar el desorden y celebrar todo lo que hemos logrado. Es también un tiempo de cosecha, donde podemos cosechar las recompensas de todo nuestro arduo trabajo y esfuerzo.

En muchos sentidos, este flujo de energía en los extremos opuestos del globo es más similar que diferente. No importa donde vivan, se les está animando a comenzar un nuevo ciclo y entrar en un nuevo flujo de energía que les ayudará a seguir adelante en su viaje.

Cada año el Equinoccio lleva una vibración ligeramente diferente basada en las actividades que están ocurriendo en el cosmos. Esta vibración sutil puede eludir lo que el año astrológico venidero puede tener reservado para nosotros.

Este año, el Equinoccio cae muy cerca de la superluna Libra. Esta Luna Llena de Libra representa un gran punto de liberación, y nos estará guiando para realmente purgar y dejar ir el año pasado.

A medida que cae en el signo de Libra, también nos anima a encontrar el equilibrio en nuestras vidas, y este tema continuará durante el resto de 2019 también.

2019 es realmente un año para encontrar el equilibrio, especialmente cuando se trata de nuestra mente, cuerpo y alma. Es un año de trabajo para asegurar que todos estos componentes de nuestro ser sean nutridos, cuidados y considerados con la misma importancia.

Otro sabor que se abre paso en el Equinoccio de este año es el de Quirón, ya que muy pronto, Quirón se alinea con el Sol.

Aunque esta alineación ocurre anualmente, esta es la primera vez que el Sol y Quirón se han encontrado en Aries en casi 50 años.

Cuando estos dos cuerpos celestes se alineen, Quirón va a susurrar sus secretos y sabiduría al Sol, que entonces brillará sobre nosotros durante todo el año.

Quirón es un asteroide conocido como el curandero herido. Sin embargo, estas heridas no son debilidades, sino que son poderosas aberturas de luz, compasión y fuerza. A través de los años, Quirón ha aprendido a tomar la sabiduría de sus heridas y usarlas para sanar y guiar a otros.

Es probable que el próximo año todos nosotros tengamos un tema o mensaje similar. Vamos a ser guiados a trabajar para convertir nuestras heridas en fortalezas, y a aceptarlas como parte de quienes somos, en lugar de algo que necesita ser “arreglado”.

Entre la superluna Libra y Quirón alineándose con el Sol, parece que el año venidero va a ser uno para encontrar nuestro equilibrio, aceptando quienes somos, y reconociendo que estamos completos.

Ya no tenemos que sentirnos retenidos por nuestras heridas o por nuestras circunstancias, sino que podemos avanzar con confianza y coraje en nuestro viaje.

Este año debemos centrarnos en encontrar el equilibrio, y debemos alentar y apoyar todas las áreas de nuestro ser.

En ciertos momentos, un área de nuestra vida puede dominar sobre las demás, pero siempre y cuando seamos conscientes de ello y trabajemos para armonizar las cosas, podemos confiar en que todo va a estar bien.

Este año astrológico es importante ya que hay muchas energías nuevas con las que trabajar. Todo lo que tenemos que hacer es disfrutar del viaje y confiar en que el cosmos haga lo suyo.

Soy espiritual

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here