¿Qué sucederá astrológicamente en la segunda mitad del año?

502

En la segunda mitad del año se producirán tres eclipses. Descubre que esperar de estos fenómenos, según la astrología.

Nos encontramos transitando la segunda temporada de eclipses. La segunda mitad del año nos presenta tres: Uno parcial de sol (ocurrido el 12 de julio), uno total de luna (el 27 de julio) y un tercero, también parcial de sol, que se producirá el día 11 de agosto.

Los eclipses tienen efecto sobre el campo electromagnético de la Tierra, por lo cual afectan de manera directa sobre nuestras energías y emociones. Entérate de qué manera estos fenómenos astrológicos influirán en ti durante la segunda mitad del año.

¿Qué es un eclipse?

La palabra “eclipse” significa “ocultación”, “desaparición”, es el borramiento transitorio de un astro, o la disminución de su luz, debido a la interposición de otro cuerpo celeste. Cuando la luna en el curso de su movimiento se interpone entre el Sol y la Tierra tenemos un eclipse solar; y cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la luna de tal forma que su sombra cae sobre la Luna, tendremos un eclipse lunar.

En terminología astronómica, decimos que un eclipse solar se produce únicamente durante una luna nueva y un eclipse lunar ocurre solamente en luna llena.

En épocas en las que la humanidad ignoraba la causa de los eclipses, se consideraban como algo sobrenatural y una manifestación de la cólera divina. Con el paso del tiempo se descubrió que se trataba de un fenómeno natural, y hasta se aprendió a calcularlos, pero no por eso han dejado de impresionar y maravillar. Los eclipses tienen efecto sobre el campo electromagnético de la Tierra y se producen en ciclos predecibles con exactitud llamados “Ciclos de Saros”.

¿Qué efectos tienen sobre los humanos?

Para la astrología el Sol es el dador de vida y energía, y su oscurecimiento en el cielo, aunque sea por una pequeña porción de tiempo como sucede en un eclipse, es una señal de ausencia de estas.

Existe una comprobada interacción entre los eclipses y la desvitalización, por esa razón, frente a un eclipse de Sol podemos sentirnos más cansados, estresados, fatigados o abatidos que de costumbre. En cambio, durante los eclipses lunares nuestras emociones y sentimientos pueden desbordarse hasta un punto de ser percibidos claramente por los demás, pueden presentarse momentos de alteraciones, desorden, desconcierto o confusión y lo que parece ser, en realidad no es.

Eclipse de Sol opuesto a Plutón

El 12 de julio se produjo un eclipse circumpolar de Sol en el signo de Cáncer, en oposición a Plutón, el planeta de los cambios, el que representa lo oculto, lo oscuro, lo subterráneo. Plutón sincroniza con lo visceral e irracional, con el principio del poder y el dominio, aquello que refuerza e intensifica todo lo que toca hasta extremos. Plutón es un planeta que está presente en todo proceso de destrucción y regeneración, para llevarnos luego a un estadio superior. El eclipse moviliza este tránsito, por lo que pueden haber sido afectados por esta configuración aquellas personas nacidas entre el 9 y el 15 de julio o entre el 9 y 15 de enero, además de aquellos que tengan puntos sensibles en conjunción o en oposición al grado en que se produce el eclipse. La tensión generada por este contacto puede mostrar la necesidad de efectuar grandes esfuerzos para lograr objetivos.

Este eclipse pertenece a la “Serie de Saros 2 Old Nord”. El tema de este eclipse es concerniente a las relaciones personales. Es una serie difícil, ya que puede sincronizar con ideas de separación, el final de una unión o con noticias desafortunadas sobre amistades o relaciones.

Sin embargo, aunque la imagen puede parecer sombría, los resultados reales son bastante positivos. Seguramente aquellos afectados pudieron captar rápidamente cómo proceder y esta acción rápida traerá buenos resultados.

El eclipse total o “luna de sangre”

El 27 de julio se producirá un eclipse lunar total de casi cuatro horas de duración de principio a fin, el más largo previsto para todo el siglo XXI.

La fase total durará 1 hora y 43 minutos, durante los cuales el satélite natural de la Tierra adquirirá un color rojo o rojizo espectacular, conocido popularmente como “luna de sangre”, nunca mejor llamado así ya que la luna estará en conjunción con el planeta rojo: Marte.

Todo el eclipse será visible desde casi toda Europa, África, Oriente Medio y países de Asia central. Se apreciará desde el este de América del Sur, cuando esté terminando, y desde Australia cuando esté comenzando.

Este eclipse es particularmente tenso ya que la Luna se encontrará en estrecha conjunción con Marte, ambos opuestos al Sol y en cuadratura a Urano. Los eclipses son configuraciones de por sí tensas, pero este es lo es particularmente por la intervención de Marte (retrógrado) en mala relación con Urano.

Es una combinación imprevista y sorpresiva que puede ocasionar todo tipo de accidentes por negligencia, apuro, descuido e imprevisión. Está combinación está asociada al fuego, la electricidad, y los objetos electrónicos y mecánicos, a medios de transporte como la aviación, trenes, y automóviles, y a todo tipo de maquinarias y herramientas, así como a fuertes tensiones emocionales. Sincroniza, además, con problemas con la autoridad y la intolerancia. Las personas influidas por esta combinación deben estar especialmente atentas y en lo posible, relajadas.

Además, como en todas las lunas llenas, durante este eclipse de luna nuestras reacciones serán más instintivas y viscerales, y los efectos sobre el organismo serán más directos, con mayor tendencia a los trastornos psico-somáticos, por lo que será recomendable que nos ocupemos de sosegarnos.

Si conseguimos calmar nuestra mente, nuestro cuerpo estará más flexible, liviano y viceversa. En los eclipses lunares hay que trabajar sobre las emociones focalizando nuestra conciencia a un “espacio sin mente”, nuestro “Yo Interior”, nuestra verdadera esencia. Durante los eclipses, como en toda crisis de reordenamiento, se presenta la oportunidad de liberarnos de lazos negativos buscando nuevos caminos y posibilidades. Cuando se puede ser consciente de los procesos internos de nuestra mente, cuerpo y emociones, se pueden dirigir las energías a donde más se necesitan.

Eclipse parcial de Sol

El último eclipse de esta temporada es parcial y se produce el día 11 de agosto. Afectando a quienes hayan nacido entre el 6 y el 10 de agosto o entre el 6 y el 10 de febrero o tengan puntos sensibles en el grado 18 de Leo o en su opuesto, el grado 18 de Acuario.

Las personas afectadas por estos eclipses pueden experimentar el derrumbe repentino de sus planes o estilo de vida. Puede reinar la confusión en un primer momento, pero los efectos a largo plazo serán los de reconstrucción y transformación. Después de que el polvo se haya asentado, la reconstrucción comienza y las consecuencias de esta remodelación tendrán efectos de gran alcance. Esta familia de eclipses puede cambiar la dirección de la vida de una persona y derribar repentinamente una estructura existente.

Como en todos los eclipses de sol en Leo, pueden estar cuestionados los puestos o lugares de autoridad.

Aquellos afectados pueden estar aquejados por una desvitalización, ausencia de voluntad, falta de capacidad para ejercer la autoridad, y podrán presentar tendencia al malhumor y al desasosiego. La energía puede estar mal encausada o dirigida erróneamente. Se recomienda, como es habitual, descanso, dieta sana, largas caminatas y no tomar decisiones inmediatas en momentos que seguramente pueden ser de poca claridad mental, aunque si aprovecharlos para sumergirnos en nuestro interior a fin de percibir obstáculos, elaborarlos y encontrar nuevos caminos.

Como en todo eclipse de Sol, es conveniente reposar y realizar una actividad física poco exigente para movilizar y oxigenar el cuerpo, así como toda acción que sirva para sosegar la mente, desintoxicar y revitalizar el organismo.

Con relación a las cartas natales, los eclipses afectan las casas en las que se producen. La presencia de un eclipse en una determinada casa lleva a un primer plano los significados de esa casa. Un eclipse no es un buen momento para comenzar nuevas actividades, firmar documentos importantes o comprar algo que deba perdurar en el tiempo, ya que estaremos proclives al desconcierto, a los fraudes o equivocaciones, incluso a alteraciones de tipo nervioso.

Clarin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here