Un sencillo ritual para cambiar tu suerte

5997

Con pocos materiales y algo de habilidad, puedes cambiar tu suerte en poco tiempo.

Hay momentos en la vida en los que parece que nada sale como esperamos. La casa, las cuentas, el trabajo, las relaciones… Todo parece estar complicado. Si estás atravesando una de esas situaciones, tal vez lo que necesitas es cambiar tu suerte.

Este ritual es muy sencillo, sólo requiere un poquito de habilidad manual en el primer paso, y te permitirá dar un verdadero vuelco a tu vida.

Es un hechizo ideal para realizar los últimos días del mes, o los primeros del siguiente, para garantizar todo un mes de buena suerte. Pero en realidad puede hacerse en cualquier momento que lo sientas oportuno.

El ritual consiste, básicamente, en sembrar una planta. ¡De una manera muy especial! A medida que la planta crezca, empezará a cambiar la suerte de a poco.

Este es el paso a paso para realizarlo.

Necesitas:

• Un huevo

• Una semilla de crecimiento rápido (las de frijoles funcionan bien)

• Tierra para macetas

• Una pequeña pieza de cristal que elijas

• Un marcador negro

La primera parte puede ser la más complicada, por lo que es importante que lo hagas en un espacio cómodo y concentrado. Necesitamos usar la cáscara del huevo como una especie de maceta. Por eso, debes romperlo cuidadosamente, quitando la parte superior de la cáscara. Es importante no quitar mucho más de 1/3 del huevo.

– Quita el huevo y guárdalo para la comida (¡o resérvalo para rejuvenecer tu piel!) y enjuaga la cáscara que usarás de maceta. Ten mucho cuidado de limpiarla cuidadosamente para que no se rompa, y déjala secar un par de horas.

– Una vez seco el huevo, toma el marcador negro y escribe en la parte exterior del mismo una o más cosas que deseas cambiar de tu vida, eso que necesita mejorar.

– Coloca el cristal que has elegido en el fondo del huevo. Lo ideal es que el cristal esté relacionado con aquello que estás intentando cambiar. Para saber cuáles son, puedes recurrir a la lista que hay al final de la nota. Si no tienes ninguno de esos cristales, una hoja de cuarzo es perfecta para este ritual.

– Una vez el cristal está dentro del huevo, llena el resto de la cáscara con la tierra y pon la semilla dentro.

– Deja tu huevo/maceta en un lugar donde le dé el sol. Así, la semilla comenzará a crecer y a medida que lo haga, te empezará a cambiar la suerte.

– En algún momento la cáscara se romperá producto del crecimiento de la planta y entonces será momento de pasar a una maceta más grande para que continúe su proceso. No quites la cáscara, déjala, que siempre es buena como abono para la tierra por su calcio.

 Esa planta siempre será la guardiana de tu suerte.

Estos son algunos cristales que puedes utilizar para este hechizo, de acuerdo a qué aspecto de tu vida necesitas cambiar.

Ámbar: Protección, trabajos mágicos en generales, la energía del sol.

Amatista: Los sueños, el trabajo astral, la capacidad psíquica, la imaginación, la meditación.

Aguamarina: La adivinación, la relajación, la imaginación creativa, elimina bloqueos, la energía mental

Venturina: La prosperidad, la abundancia, la fertilidad, el optimismo, la búsqueda de éxito financiero.

Berilio: la adivinación, la adivinación, la videncia, la sabiduría.

Sanguinaria o piedra de sangre: La confianza, la fuerza, el control, la suerte, el coraje.

Ágata Azul: La energía femenina, la paz, calma dolores de cabeza, la relajación, la meditación.

Cornalina: Habilidades intuitivas, viaje astral, energía sexual, la prevención de aborto involuntario.

Crisocola: Soltar el pasado, alivia la depresión, la curación emocional

Citrino: La curación, aumento de energía física, la esperanza, nuevos comienzos.

Esmeralda: El amor, protege contra la violencia, la comunicación.

Fluorita: Inspiración, la capacidad mental, la meditación, el viaje astral

Granate: La pasión, la sexualidad, el coraje, la fertilidad, la abundancia

Hematita: Absorción y puesta a tierra de la energía negativa, la curación, viejas emociones que superar.

Jade: Larga vida, la prosperidad, la buena fortuna, buena salud en general

Labradorita: Imaginación, liberar inhibiciones, la confianza, la comunicación espiritual.

Lapislázuli: Protección psíquica, amor, pensamientos tranquilos, energía femenina.

Malaquita: La buena fortuna, el éxito financiero, empresarial, la protección contra los accidentes.

Piedra de la luna: Energía lunar, habilidades psíquicas, limpieza de pensamientos.

Ágata de musgo: La verdad, nuevos amigos, revela el engaño en los demás

Obsidiana: La fuerza interior, protección, desterrar y romper brujerías.

Ónix: Protección, esperanza, la resistencia, la adquisición de nuevos conocimientos.

Peridoto (olivino): Trabajo Astral, la protección de las pesadillas, la curación emocional, la creatividad.

Cuarzo blanco: Centra la energía para cualquier propósito, refuerza la intención, la voluntad, libera energías, absorbe negatividad, favorece lo mágico.

Jaspe Rojo: La pasión, la sensualidad y el atractivo, la protección de las pesadillas.

Cuarzo Rosa: El amor, la amistad, la alegría, la curación, la paz.

Sodalita: Aumentar el coraje, el intelecto, la creatividad, la protección en los viajes.

Ojo de Tigre: Protección, la mediación, favorece nuevos negocios y nuevos comienzos.

Turquesa: Protección contra ataques psíquicos, el perdón, la adivinación, la intuición.

La Bioguia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here