Señales que indican te estás enfermando por estrés

399

Los estudios lo confirman: estamos más estresados que nunca, y eso empieza a impactar en nuestra salud física o mental.

Te llenas de ronchas

Si de repente estás cubierto de ronchas rojizas, el estrés (y no las alergias) podría ser el culpable. Cuando el cuerpo experimenta estrés excesivo, sin importar por cuánto tiempo, tu sistema inmune se altera y tu cuerpo empieza a liberar histamina para combatir el malestar. Si el estrés no se te quita, “desarrollas” una reacción alérgica y te llenas de ronchas.

Cuando tu sistema inmunológico es debilitado por el estrés, tu piel se vuelve vulnerable a cosas a las que nunca habías sido sensible, como jabón, frío o calor, cremas o detergente para ropa.

Tu peso empieza a cambiar

“El estrés detona la liberación de la hormona cortisol, que bloquea la capacidad de tu cuerpo para procesar el azúcar en la sangre. Esto cambia la forma en la que metabolizas grasas, proteínas y carbohidratos, lo que causa que aumentes o pierdas peso“, dice Shanna Levine, médica e instructora de medicina en la Escuela Ichan en el Hospital Monte Sinaí de la ciudad de Nueva York.

El estrés también puede hacer que la gente adquiera conductas poco saludables, como comer de más o dejar de comer.

Tienes dolor de cabeza

Si nunca has sufrido dolores de cabeza pero de repente sientes jaqueca constantemente, podrías estar demasiado estresado. El estrés libera químicos que pueden alterar los nervios y los vasos sanguíneos en el cerebro, lo que detona dolores de cabeza. ¿Eres propenso a la migraña? El estrés puede causarlas con más frecuencia o aumentar su intensidad.

También es común que tus músculos se tensen cuando estás estresado, lo que podría causar dolores de cabeza.

Tienes malestar estomacal

El estrés puede alterar las funciones de tu tracto intestinal en más de una forma. Puede aumentar la producción de ácido gástrico, lo que producirá acidez. “También puede reducir la velocidad con la cual se vacía el estómago, lo que provoca gas e inflamación y, a su vez, cólicos y diarrea”, afirma Deborah Rhoder, especialista en medicina interna en Mayo Clinic.

Te resfrías constantemente

El estrés suprime al sistema inmunitario, lo que te vuelve más vulnerable a las enfermedades y te dificulta combatir a los patógenos. “Cuando las personas están estresadas, se enferman. Puede ser una gripa o puede aparecer herpes labial, que ocurre porque el sistema inmunitario deja de suprimir el virus“, dice la doctora Levine.

Investigadores en la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh infectaron a un grupo de voluntarios con un virus de gripe: aquellos que reportaron que estaban estresados tenían el doble de posibilidades de enfermarse que quienes no lo estaban.

Tienes acné… ¡otra vez!

Pensabas que el acné era una pesadilla que se quedó en tu adolescencia, pero si tu rostro vuelve a llenarse de acné, el estrés podría ser el causante. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera más hormonas, como el cortisol, que provocan que las glándulas de la piel produzcan más aceites. Este exceso de aceite puede quedar atrapado dentro de los folículos del vello junto con polvo y células muertas, lo que causa la formación de barritos.

No puedes concentrarte

El estrés también puede enfermarte mentalmente. Un exceso de la hormona cortisol puede impedir que te concentres, lo que causa problemas de memoria, ansiedad o depresión, agrega la doctora Levine.

Se te está cayendo el cabello

Perder algunos cabellos es normal (con el paso del tiempo, los viejos folículos capilares son reemplazados por nuevos), pero el estrés puede alterar ese ciclo. De acuerdo con Mayo Clinic, un aumento considerable del estrés coloca a un número considerable de folículos capilares en la llamada “fase de descanso”, y algunos meses después, esos cabellos se caerán. El estrés también puede causar que el sistema inmunológico ataque a los folículos capilares, lo que causará la pérdida del cabello.

Gutenberg

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here