No te rindas, lo mejor de tu vida está a punto de suceder

1889

La vida nos coloca en situaciones en las cuales muchas veces no quisiéramos estar, nos pone frente a frente a lo que más tememos y debemos enfrentar, nos hace quebrar nuestras rodillas y lanzarnos al suelo… y al caer nos podemos preguntar si vale la pena levantarse una vez más.

Quizás pensemos para qué, si ya lo he intentado tantas veces, ya me conozco este suelo muy bien, por qué, si cada vez que me levanto que estoy incluso empezando a volar, nuevamente llego a este mismo sitio, en donde siento que mis fuerzas se desvanecen y todo el esfuerzo se ha perdido quitándome con su partida las ganas de solventarlo todo.

La respuesta a estas interrogantes las llevamos todos en el corazón, la vida es esto, es caer y levantarnos, es sacudirnos y seguir. Todos pasamos por tropiezos y si tuviésemos la posibilidad de conversar con quienes más admiramos, los que desde nuestra perspectiva tienen mayor éxito, escucharíamos largas historias de batallas perdidas, de enfrentar realidades indeseables, de esforzarse un poco más cada vez… Y luego de muchas caídas lo mejor de su vida ocurre… Aún sin garantizar una próxima pérdida, se vive la satisfacción de estar donde queremos.

Lo importante es no perder el rumbo y sobre todo disfrutar de cada instante, cada caída no nos hace más débiles, no, nos hace desarrollar nuestro coraje, nuestro empuje, nuestra resiliencia, si no pasáramos por esos momentos, no apreciaríamos de la misma manera a las situaciones opuestas en donde la realización se hace presente.

Toda forma parte de nuestro crecimiento y la vida tiene muchísimos sabores, degustemos todos los que se nos presenten y sepamos que luego de algún trago amargo, seguro vendrá uno dulce o quizás picante que nos sacuda la vida a nuestro favor. Les dejamos esta poesía de cierre atribuida a Mario Benedetti para que la disfruten y recuerden jamás rendirse ante la vida!

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

 

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Rincón del Tibet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here