Mentes fuertes contra viento y marea: 7 claves para conseguirlo

1
9135

mentes-fuertes

Decía el filósofo y premio nobel de literatura Bertrand Russell que el mundo necesita mentes fuertes y corazones abiertos que logren derribar los férreos sistemas que nos rodean.

Resulta, sin duda, algo sencillo de decir pero, a la hora de poner en práctica esta actitud, este enfoque vital, hace falta que pongamos en marcha algunos mecanismos que nos servirán de ayuda.

Te invitamos a tener en cuenta estas claves para que, día a día, hagas frente a esos vientos y a esas mareas que aparecen en nuestros escenarios vitales cuando menos lo esperamos.

Mentes fuertes: 7 claves para conseguirlo

Mientras que el cerebro es el órgano más desarrollado y fascinante de la evolución humana, la mente es el arma que está cada día a su servicio a través de nuestros pensamientos, afectos, imaginación y percepciones.

Podríamos decir que nuestra mente es la arquitecta de nuestra realidad, y por eso necesitamos mentes fuertes y corazones sensibles que nos permitan conectar mejor con el mundo y, a su vez, sobrevivir mejor en estos entornos cambiantes y cada vez más complejos.

Vale la pena tener en cuenta estos sencillos aspectos para reflexionar sobre ellos y ponerlos en práctica.

1. Las mentes fuertes no temen a los cambios

  • Las oportunidades están más allá de la línea del miedo, más allá de nuestra zona de confort.
  • A pesar de que sabemos que los cambios nos suponen cierta sensación de temor e inseguridad, en ocasiones, con ellos acontecen grandes oportunidades.

Vale la pena permitirnos formar parte del movimiento del cambio para aprender, para ser más aptos, valientes y felices.

2. No hay que compadecerse de uno mismo, hay que luchar

  • Es posible que hayamos fracasado, que algo o alguien nos haya fallado o hecho daño. Ya no hay vuelta atrás, ahora solo cabe aceptar lo sucedido y evitar compadecernos.
  • Tienes todo el derecho a llorar, a enfadarte, pero nunca a sentir lástima de ti mismo. Las adversidades se sufren primero y se aceptan después para, seguidamente, aprender a luchar y a defendernos para afrontar la vida con mayor fortaleza.

3. No pierdas el tiempo en causas perdidas y cosas que no puedes controlar

¿Cómo saber qué cosas ya están perdidas? ¿Cómo entender qué batallas ya no merece la pena librar?

  • En el fondo de nuestro ser lo intuimos, pero nos negamos a verlo porque duele. Porque hacer frente a la verdad siempre cuesta.
  • Ahora bien, a medida que maduramos nos vamos dando cuenta de que hay conversaciones que ya no deseamos mantener, personas que ya no quieren tenernos en su vida y sueños que ya son imposibles.
  • Ser realista es una virtud, pero no por ello vamos a dejar de luchar por aquello que de verdad importa. Solo falta saber verlo, saber percibirlo.

4. No intentes complacer a todo el mundo

Complacer a todos aquellos que nos rodean y esforzarnos por hacer lo que esperan de nosotros es una fuente muy profunda de sufrimiento. No merece la pena.

La única persona a la que debes complacer es a ti mismo. Es un claro ejemplo de las mentes fuertes.

5. No temas a la soledad

Las personas mentalmente fuertes no temen a la soledad y toleran el silencio.

Son espacios excepcionales de intimidad y crecimiento personal donde conocernos mejor, donde entender cuáles son nuestras prioridades y cuales los senderos para hacer frente a las dificultades.

6. Las mentes fuertes no se rinden tras los fracasos

Hay padres que protegen a cada instante a sus hijos para evitar que cometan errores, que suspendan exámenes, que eviten sentir alguna decepción a nivel de amistad…

rendirme-eso-no-va-conmigoLos sitúan en burbujas de protección donde los niños jamás serán capaces de adquirir uno de esos aprendizajes excepcionales que se obtienen tras cometer un error, tras fracasar.

Porque, lo creamos o no, también es necesario.

Nosotros, como adultos, también tenemos el derecho y la obligación de no rendirnos, de aprender de nuestros fracasos.

7. No esperes resultados inmediatos

  • Es posible que te hayas esforzado mucho por conseguir algo. Puede también que hayas invertido tiempo y muchas emociones en una persona en concreto.
  • No esperes resultados inmediatos; no esperes que te devuelvan el favor en ese mismo instante. La vida no suele traernos gratificaciones inmediatas: hay que saber esperar y confiar.
  • Poco a poco acaba floreciendo cada semilla que has plantado, cada ilusión gestada irá alzándose en el horizonte para reconocer tu valor, tu calidez como persona y tu nobleza. Las mentes fuertes saben esperar y son pacientes.

Para concluir, sabemos que no siempre resulta fácil poner en práctica estas dimensiones.

No obstante, basta con tenerlas en cuenta, con pensar en ellas e ir introduciendo nuevas emociones en nuestros esquemas de pensamiento: el deseo de ser feliz, de respetarnos y ser respetados, por ejemplo, pueden ser buenos consejeros.

Mejor con Salud

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

1 Comentario

  1. Muy bueno el artículo paradigmatetrestre.
    El éxito requiere de un esfuerzo constante y voluntad de querer lograr muchas cosas.
    Gracias!

Dejar respuesta