Los Medicamentos para la Hipertensión pueden ser contraproducentes

0
2781

hipertension-effects-body-fb

La hipertensión arterial es peligrosa si no se controla, lo que podría aumentar el riesgo de un ataque cardíaco y derrame cerebral. Pero usar medicamentos para bajar la presión arterial puede acortar su vida en lugar de ampliarla, según los resultados de un estudio de la Universidad de la Florida.

El estudio, publicado en la Revista The American Medical Association, sugiere que cuando se trata de medicamentos para la presión arterial, menos es más.

Este es otro ejemplo de utilizar medicamentos para “calmar” un problema de salud sin abordar la causa subyacente. Hay una diferencia importante entre lograr tener una presión arterial saludable al comer bien, hacer ejercicio y controlar el estrés, que “obligar” a su cuerpo a producir ese número con un medicamento.

Los medicamentos que prometieron ser seguros, en muchas ocasiones, han hecho más daño que bien, pero los medicamentos para la presión arterial junto con las pastillas para dormir y los analgésicos son algunos de los medicamentos más populares en Estados Unidos.

Cuidado—Los Medicamentos para Presión Arterial  Podrían Ser Contraproducentes

El estudio presentado se realizó en personas de 50 y más años que habían sido diagnosticados con diabetes tipo 2 y enfermedad arterial coronaria (CAD por sus siglas en inglés). Las directrices estándar sobre la hipertensión para las personas con diabetes sugieren mantener una presión arterial sistólica por debajo de 130 mm Hg, pero hay poca información para el creciente número de personas con diabetes que también tienen CAD. Este estudio tiene el objetivo de llenar ese vacío informativo.

Cada persona en el estudio recibió uno o más medicamentos para la presión arterial (una combinación de un antagonista del calcio, betabloqueantes, IECA y diurético) en cualquier combinación requerida para lograr una presión arterial sistólica inferior a 130 mm Hg.

Los investigadores descubrieron que un control más estricto en los pacientes con presión arterial NO provocó mejores resultados. El grupo no controlado tuvo perores calificaciones, lo que no fue sorprendente. Pero el grupo cuya presión arterial sistólica estaba entre los 130 y 140 en realidad mostró un riesgo ligeramente menor de muerte que el grupo cuya presión arterial sistólica se mantuvo en el nivel recomendado—por debajo de los 130 mm Hg. Los autores señalaron:

“En este estudio observacional, por primera vez hemos demostrado, a nuestro entendimiento, que el disminuir la presión arterial sistólica a menos de 130 mm Hg en los pacientes con diabetes y CAD no provocó una mayor reducción en la morbilidad más allá de la que se relacionó con la presión arterial sistólica menor a 140 mm Hg, y, de hecho, se relacionó con un incremento en el riesgo de mortalidad por cualquier causa. Por otra parte, el incremento en el riesgo de mortalidad persistió en el largo plazo”.

Grupo de Control Estricto (Riesgo de Muerte del 12.7 por ciento)

Grupo de Control Usual (Riesgo de Muerte del 12.6 por ciento)

Grupo Sin Control (Riesgo de Muerte del 19.8 por ciento)

¿Sera que estamos viviendo el F—Armagedon?

Esta no es la primera vez en que las farmacéuticas han fracasado. De hecho, los medicamentos recetados ahora matan a más personas que las drogas ilegales. La muerte por medicamentos recetados es una epidemia del siglo 21, ahora incluso mata a más personas que los accidentes vehiculares.

En un reporte en junio 2010 en el Journal of General Internal Medicine, casi un cuarto de millón de muertes fue el resultado de errores de medicación en el hospital entre el 1976 y 2006, de acuerdo con una revisión de 62 millones de certificados de defunción.

Esto no incluye a las personas que murieron después de tomar los medicamentos como lo indicaban las instrucciones. Y cuando se agregaron las muertes por infecciones adquiridas en el hospital, los procedimientos médicos innecesarios y los resultados quirúrgicos adversos, la medicina convencional debería encabezar la lista de las principales causas de muerte en los Estados Unidos.

La conexión poco conocida entre los carbohidratos y su presión arterial

hipertension-01La buena noticia es que la gran mayoría de ustedes no necesitan medicamentos recetados para normalizar su presión arterial. En la mayoría de los casos, la hipertensión puede ser revertida con algunos ajustes básicos en su alimentación y estilo de vida.

¿Lleva una alimentación alta en granos y baja en grasa? Si es así, le tengo malas noticias. Este régimen nutricional es una receta para que muchos desarrollen hipertensión. Durante años he estado recomendando evitar el trigo y este consejo finalmente está llegando a los medios.

El LA Times recientemente presentó un artículo sobre cómo el trigo (y las dietas bajas en grasa) contribuyen a la inflamación, enfermedades cardiacas, diabetes, dolor en las articulaciones y muchos otros problemas de salud crónicos. El cardiólogo William Davis es citado por decir:

“Coma más grasa. Coma la cantidad más mínima de granos. Los granos en realidad no pertenecen a la experiencia humana”.

Esta no es información nueva. La investigación científica publicada en 1998 en la revista Diabetes reportó que cerca de dos tercios de las personas que se sometieron a prueba que eran resistentes a la insulina también tenían presión arterial alta. La resistencia a la insulina se atribuye directamente a un nivel alto de azúcar, alimentación alta en granos, especialmente si se acompaña con la falta de ejercicio.

Por lo tanto, lo más probable es que si tiene hipertensión, también tiene niveles de azúcar en la sangre mal controlados, ya que estos dos problemas a menudo van de la mano. A medida que aumenta su nivel de insulina, también aumenta la presión arterial.

Mi Receta para lograr una presión arterial saludable SIN medicamentos

1. Reemplace la mayoría de los carbohidratos con vegetales sin almidón y reemplazar las calorías perdidas con grasas saludables.

2. Normalice su relación de omegas-3 y omega-6. Tanto las grasas omega-3 como 6 son esenciales para su salud. Sin embargo la mayoría de las personas consumen demasiada grasa de omega-6 en su alimentación y muy pocos omega-3.

foto-omega-3-y-corazon

Consumir grasas de omega-3 le ayudará a recuperar su sensibilidad de sus receptores de insulina en caso de que sufra resistencia a la insulina. Las grasas de omega-3 también son importantes para fortalecer las membranas celulares y para la buena elasticidad arterial.

Las mejores fuentes de grasa omega-3 son el pescado y los productos de animales. Desafortunadamente, hoy en día la mayoría de los peces contienen niveles peligrosamente altos de mercurio. Su mejor opción es encontrar un fuente segura de pescado, o si le resulta difícil, un suplemento con aceite de kril de alta calidad.

3. Elimine la cafeína: La conexión entre el consumo de café y la presión arterial alta aún no está bien definida, pero hay una amplia evidencia que indica que si tiene hipertensión, el café y otras bebidas y alimentos con cafeína pueden agravar su condición.

4. Consuma alimentos fermentados. Los desequilibrios en su flora intestinal parecen ser un factor importante en el desarrollo de la enfermedad cardiaca, así como de muchos otros problemas de salud crónicos. La mejor manera de optimizar su flora intestinal es al incluir algunos alimentos naturalmente fermentados en su alimentación, como el chucrut y otros vegetales fermentados, yogurt, kéfir, queso y natto. Los alimentos fermentados (especialmente el queso Edam y el gouda) son fuentes importantes de vitamina K, que desempeña una papel en la protección de su corazón y cerebro.

5. Optimice sus niveles de vitamina D. La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con el síndrome metabólico, así como con la presión arterial. La Vitamina D es una inhibidor negativo de su sistema renina-angiotensina (RAS por sus siglas en ingles) que regula la presión arterial. Si es deficiente de vitamina D, puede experimentar una activación inapropiada de RAS, lo que podría ocasionarle hipertensión. Lo ideal sería que obtuviera su vitamina al exponer cuidadosamente su piel al sol o utilizar una cama de bronceado. En caso de que estas opciones no sean posible, entonces considere un suplemento de vitamina D3.

6. Que el ejercicio sea su prioridad.

7. Tenga contacto con la tierra. Si no tiene contacto con la tierra, debido al uso generalizado de zapatos con suelas de plástico y hule, lo más probable es que este contribuyendo a su inflamación. Cuando camina descalzo existe una trasferencia masiva de caminar descalzoelectrones benéficos de la tierra a su cuerpo. Los experimentos muestran que caminar descalzo mejora la viscosidad de la sangre y flujo sanguíneo, lo que ayuda a regular la presión arterial. Así que hágase un favor y ponga sus pies descalzos sobre la arena y pasto húmedo para generar el poder curativo de la Tierra.

8. Controle su estrés. Es un hecho bien sabido que el estrés eleva la presión arterial, así que controlar el estrés es un elemento importante para la salud del corazón.

Le puede interesar: Salir a caminar con tus amigos a la naturaleza es lo mejor que puedes hacer para tu salud

Consejos Finales

La presión arterial alta está alcanzando proporciones epidémicas en el mundo Occidental. Es mejor controlar la hipertensión con el uso de un enfoque natural a diferencia de una mezcla de medicamentos recetados que en realidad no son seguros. Un estudio mostró que el grupo de control más estricto que utilizaba medicamentos farmacéuticos no obtuvo mejores resultados y de hecho, podrían acortar su vida útil. Los cambios en su estilo de vida, enfocándose particularmente en normalizar sus niveles de insulina, lo pondrán en el camino más seguro hacia una salud óptima.

Doctor Mercola / Paradigma Terrestre

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

No hay comentarios

Dejar respuesta