Las radiaciones producidas por los dispositivos inalámbricos están vinculadas con el cáncer

0
1218
telefono-y-wifi

Dispositivos inalámbricos tales como teléfonos, tabletas y Wi-Fi, representan serios factores de estrés biológico para el cerebro y el cuerpo, que pueden tener un efecto perjudicial en la resistencia con el tiempo.

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que el desequilibrio metabólico provocado por la radiación producida por estos dispositivos inalámbricos, está vinculado con el desarrollo de varias enfermedades, especialmente el cáncer.

De acuerdo con el estudio publicado en el portal ‘Medicalxpress’ el efecto de la radiación de radiofrecuencia de baja intensidad sobre las células provoca un desequilibrio entre la producción de una especie reactiva de oxígeno y la defensa antioxidante.

Según el coautor del estudio, Igor Yakimenko, dicho desbalance, definido también como ‘tensión oxidativa’, explica el desarrollo del cáncer y otros desórdenes, como el dolor de cabeza, fatigas y la irritación de piel.

No obstante, este no es el primer caso en el que se confirma que las ondas de radio producidas por los dispositivos inalámbricos pueden causar cáncer. 

Así en 2011 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Francia) clasificó ese tipo de radiación como una fuente del surgimiento de tumores cancerígenos.

Le puede interesar: Los teléfonos celulares aumentan el riesgo de padecer cáncer cerebral

Niños afectados por estas tecnologías

Reporte publicado en los Cuadernos Sociales de la Universidad de Chile, Facultad de Medicina. 

“En los niños, y en especial en los de corta edad, el efecto de la radiación RF causa más daño, especialmente cerebral, que en los adultos”, advierte el reporte del Dr. Tchenitchin, que incluye además la colaboración del Biólogo Leonardo Gaete, el ingeniero civil Verena Romero y el Electrónico de telecomunicaciones, Moisés Pinilla.

“Eso se debe a que el espesor del cráneo, es decir, la distancia que debe atravesar la radiación desde el teléfono hasta el cerebro, es significativamente menor en niños que en adultos“, destaca el médico.

Estudios analizados por el equipo revelan que las secuelas son proporcionales al tiempo de exposición y a las horas de uso de dichos artefactos.

El equipo médico a su vez expuso como evidencia las investigaciones que realizó otro equipo internacional, donde se demostró una mayor frecuencia de secuelas en la memoria, atención y de otros parámetros neurocognitivos.

Después de un seguimiento de cuatro años a 196 niños de 7 a 12 años, este reporte señaló que el uso de esos teléfonos aumentó trastornos de la percepción fonética, redujo la eficiencia en el trabajo, la capacidad de atención y memoria lógica, y aumentó indicadores de la fatiga.

“Los autores de dicho estudio han advertido que las posibles consecuencias a corto y largo plazo para la sociedad de exponer a los niños a la radiación de microondas de los dispositivos de comunicación celular debe ser reconocida responsablemente a nivel mundial”, señala el Dr. Tchernitchin.

El mismo sugirió “evitar en lo posible el uso del teléfono celular por niños y también, mujeres embarazadas, y evitar acciones o propaganda comercial que incentiven el uso del teléfono por niños, tales como diseños infantiles de los dispositivos y juegos infantiles incluidos en dichos dispositivos, que incentivan el uso del uso del teléfono móvil durante la edad infantil”.

La Organización Mundial de la Salud reconoce cierta genotoxicidad y riesgos de cáncer aunque no admite que esté confirmado. La Comisión de Medio Ambiente del Consejo de Europa primero propuso “la prohibición de todos los teléfonos móviles o sistemas WiFi de las clases y colegios”, pero luego solo reclamó que se redujera su uso.

RT / La Gran Época / Paradigma Terrestre

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

No hay comentarios

Dejar respuesta