En esta prisión los presos cultivan sus propios alimentos

0
694

carcel huerta ecologica

Los reclusos trabajan diariamente, reciben salarios, han reducido sus sentencias y producen sus propios alimentos, que también son donados a la caridad.

Cuando surge una alternativa sostenible y cambia la rutina y los hábitos de un grupo de personas en particular, siempre es algo para celebrar. En la cárcel Brasileña Profesor Jacy de Asís, ubicada en la ciudad de Uberlândia, los presos cultivan sus propios alimentos manteniendo una huerta dentro de los muros.

Le puede interesar: En Colombia hay un Hospital que cura a sus pacientes con plantas medicinales

Huerta-urbana-carcel

Cada mes, producen más de 400 cajas de hortalizas y verduras dentro de los muros de la prisión, en ella trabajan un grupo de internos que van desde las 15 a 25 personas al día. Además han construido una estructura para captar el agua de lluvia, con la que ahorran una buena cantidad de agua haciendo sus cultivos más económicos. Este trabajo diario, según la Junta del Departamento de administración de prisiones (SUAPI), es el responsable de que el índice de reincidencia criminal se haya reducido al 1% entre los reclusos que participan en el cultivo de vegetales.

OFS_9613-_penitenciaria-jacy-de-assis-uberlandia-_Foto-_Omar_FreireSe producen alimentos como lechuga, repollo, rúcula, col rizada, pepino, brócoli, mostaza y también algunas plantas medicinales y frutales. Todo es coordinado por el personal de la prisión, como José Francisco Pereira. Según él, la seguridad en la vida cotidiana también se ha mejorado gracias al trabajo de presos en la huerta.

Los internos que trabajan en la huerta reciben R$ 591,00 mensuales por su trabajo, además de la reducción en el tiempo de condena.

Le puede interesar: Una Familia cultiva todo lo que necesita para alimentarse todo el año en su patio trasero

Como en Jacy de Assis, otras cárceles de la región también están montando huertos dentro de sus muros, como el penitenciario Pimienta Veiga, que produce alimentos para consumo propio y también para donar a organizaciones benéficas. El 10% de lo que se produce se envía a los pobres de Uberlândia y otras ciudades cercanas, así como a las familias necesitadas que viven cerca de las prisiones.

Ecoinventos / Seds

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

No hay comentarios

Dejar respuesta