Dime cómo naciste y te diré quién eres – El parto

0
9487

tipos-de-parto

¿Cómo se asocia tu forma de ser con tu forma de nacer?

¿Será importante saber los detalles de tu nacimiento?

Ya preguntaste o te preguntaste, ¿cómo fue tu nacimiento?

El parto es uno de los momentos más claves de nuestra vida ya que es la primera autonomía de la persona, es el bebé quien decide que comience el parto, y cómo se viva este parto marcará muchos patrones conductuales en nuestra vida.

Nuestro nacimiento pautará el resto de “nacimientos” de nuestra vida, iniciar trabajos, relaciones, proyectos…

Parto provocado:

A partir del momento en que provocas el parto, por una razón u otra, no damos la oportunidad al bebe a que él ponga en marcha, por lo tanto tenemos aquí a personas que tendrán dificultades en la vida para iniciar cosas.

Si la mujer se ha puesto de parto y el médico decide estimular para que vaya más rápido. Lo que vamos a encontrar es personas que estarán en estado de urgencia en relación a la acción.

Cesárea:

Puede experimentarse como un síndrome de interrupción, sentir que ha sido desviado de su camino o expulsado de su medio.

– Cesárea de urgencia: por lo menos el niño ha puesto en marcha la acción, el trabajo se ha hecho y lo vamos a sacar porque no hay otra posibilidad. Esto va a dar unas personas que ponen en marcha una acción y al cabo de un momento se paran. Es como si siempre tuviésemos que ir en busca de ellos, en el vientre de su mamá.

– Cesárea programada: el bebé no pone en marcha la acción, el trabajo no se hace y esto significa que cogemos al bebé y lo arrancamos. Esto a menudo da personas que se sienten totalmente impotentes ante la vida, como si fuesen totalmente incapaces por ellos mismos de llevar a cabo las cosas y decidirse por ellos mismos.

Dificultad a la hora de terminar las cosas o de llegar hasta el final de algunas. Necesidad de ayuda externa, a veces divina, como un milagro que salva en el último instante. Puede ocasionar también miedo a la luz, a los objetos cortantes y culpabilidad por ser el causante de “las heridas” de su madre.

Nacimiento mientras la madre está inconsciente:

Si la anestesia tiene una dosis elevada, el bebé llega dormido. Son personas que de repente ponen en marcha una acción y de repente hay como una especie de cansancio y se ponen a dormir.

Tendencia a evadirse y a desconectar desconectando de las emociones y los sufrimientos, bien espontáneamente o bien por medio de la toxicomanía, que parece favorecida en estos casos. No consigue arreglar los problemas por él mismo. Si la madre muriera, al hijo le quedaría una culpabilidad que le acompañaría toda la vida, la felicidad le estaría prohibida por haber matado a la madre.

Nacimiento prematuro:

Expresa la necesidad de nacer “ya”. Puede ser porque la madre esté ausente (asustada o enferma), o que haya sufrido abortos previos. Las personas suelen presentar inquietud por la puntualidad, miedo a llegar tarde, a hacer esperar a los demás. Impresión de fragilidad, debilidad y vulnerabilidad.

Nacimiento tardío o prolongado:

Ante una dificultad o conflicto, la madre quiere retener al niño porque no es el momento o no se siente preparada. Tienen dificultad para iniciar acciones, problemas para gestionar el tiempo, en el sentido de generar ciertos retrasos.

Parto rápido:

Personas apresuradas y nerviosas, siempre corriendo. Quieren todo con inmediatez y apresuran a todos. Mucha energía, hiperactivos. Buenos atletas. Sienten que logran el éxito con rapidez. Lo hacen todo muy rápido, que tienen muchas ideas y llevado al extremo pueden presentar patologías de tiroides, hipertiroidismo.

Parto lento:

Personas que no tienen ninguna prisa, lo hacen todo con lentitud, son personas perezosas, en algunos casos con sobrepeso y pueden dar patologías de hipotiroidismo

Nacimiento con fórceps o ventosas:

¿Qué conflicto tiene la madre con el padre? El bebé pone en marcha el nacimiento, habrá el trabajo de parto, hay dilatación de cuello y el bebé se va a canalizar, pero en el momento de salir está bloqueado. Aquí utilizaremos los fórceps o ventosas para sacar al bebé. Esto va a dar en la vida gente que tiene dificultad en llegar al final de las cosas en soledad, porque el nacimiento va a programar en nosotros un esquema de acción. Estas personas, cuando actúan y hacen cosas importantes en su vida, ponen en marcha la acción con facilidad, la acción se hace pero en un momento dado se bloquean. No les gusta que les controlen, temen el dolor, el contacto físico, necesitan ayuda exterior y se desconectan de sus emociones.

Son personas con dificultad en llegar al final de las cosas por si solos, que tienen una forma de dependencia y en el trabajo siempre están buscando socios. Tiene que hacer las cosas en grupo, porque es lo que pasó, pues así se programó en el nacimiento.

Se sentirá manipulado por los demás y forzado, obligado a actuar. La ayuda que le llegue le hará siempre daño. Cefaleas, migrañas, neuralgias…

Nacimiento con vuelta del cordón umbilical:

Puede haber una memoria Transgeneracional relacionada con salvar la pareja, con ahogos, ahorcamientos…(memoria de cuello) El bebe pone en marcha el parto, el trabajo se hace, el cuello se dilata, el bebe se pone en el canal y el cordón hace como un elástico y se ahoga. El cerebro va a registrar que la autonomía es un peligro de muerte y va a dar personas que tiene dificultad en ganarse la vida y ser autónomos financieramente, porque en el momento del nacimiento, si sale del vientre se muere y si no sale, también. Pueden ser personas que están estudiando muchos años, o en el paro, o asistidos socialmente… o por los padres.

Son buenos en situaciones de crisis, se sentirá “ahogado” en sus relaciones. Puede rechazar la comunicación y la expresión, susceptibles a la sensación de asfixia.

Nacimiento de pie:

Una persona que ha nacido en estas condiciones puede tener miedo a ir hacia delante en la vida. Asume que “la vida es una lucha” y él no es capaz de hacer bien las cosas. Sensación de ser inoportuno y culpa por las heridas/dolor causadas a la madre.

Parto transverso:

Significa “no quiero salir” o “se perdió al buscar la salida. Son personas con mucha confusión y oposición; en muchos momentos sentirán que para “sobrevivir” deben tomar una dirección equivocada.

Parto de nalgas:

“Debo demostrar quién soy”. “Voy marcha atrás”, miedo de ir hacia delante. Pueden presentar retraso escolar y repeticiones de curso. También es una manera de hacer mostrar su sexo, si querían un niño y es una niña por ejemplo.

Aspiración de líquido amniótico:

Produce mucha rabia, el niño lo vive como una traición por la falta de colaboración de su madre. Tienen sensaciones de ahogo y posibles ideas de suicidio.

Todas estas indicaciones nos marcarán indicios a la hora de buscar la historia que hay detrás de la historia de las personas cuando presentan un conflicto, síntoma o enfermedad. Es muy importante que las madres no caigan en “culpabilidad”, la mayor trampa del ego, ya que todo síntoma del embarazo y parto, tendrán relación con memorias transgeneracionales de nuestros ancestros y con conflictos emocionales vividos en los que la persona no tenía a su alcance recursos para gestionarlos mejor, es una ley innata, que todos hacemos lo mejor que podemos, con los recursos que tenemos, en cada momento.

Mireya Larruskain

Acompañante en Bioneuroemoción® Docente de Enric Corbera Institute

Twitter: @Mireya_BNE / mireyalarruskain@gmail.com

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

No hay comentarios

Dejar respuesta