Un día alguien te va a abrazar tan fuerte que tus partes rotas se juntarán de nuevo

286

Hay personas que nos abrazan con tanta fuerza que parece que nos fueran a romper, pero en verdad están ajustando el traje del amor a nuestro cuerpo. Hay apretones que crean una sintonía especial entre la mente, el cuerpo y nuestras emociones.

Para que un abrazo transmita emociones debemos aprender primero a abrazarnos a nosotros mismos. Gracias a ellos podemos disminuir el estrés y reforzar nuestra autoestima

Hay abrazos que no resuelven nada, pero que tienen la capacidad de reconfortarnos. Que alguien nos rodee de manera sincera puede llegar a recomponer nuestras partes rotas por el tiempo, a alejar la soledad y los miedos y a llenarnos de alegría.

Aun así, por increíble que parezca, hay personas a las que no les gusta recibir abrazos, pues se sienten incómodos e invadidos. Sin embargo, en realidad a todos nos hace falta que alguien nos rodee con calidez en un momento u otro de nuestra vida.

Hay cientos de abrazos esperándonos

Un pequeño abrazo puede secar muchas lágrimas, una pequeña palabra llena de amor puede colmarnos de felicidad y una pequeña sonrisa puede cambia el mundo. Son esas pequeñas cosas que construyen nuestro mundo llenándolo de felicidad y de amor…

No podríamos escribir una novela sobre los tipos de abrazos que hay porque nunca acabaríamos. Hay tantos como personas, situaciones y relaciones, según el mensaje que quieran transmitir. Así, podemos encontrarnos con:

Los abrazos de oso

Una persona abarca a la otra y la aprieta amorosamente contra su cuerpo. Este tipo de abrazos transmiten verdaderos mensajes de apoyo y de cariño.

Los abrazos de A

Este es el abrazo más formal, pero no por ello transmite menos. Consiste en abrazar al otro y apoyar levemente la barbilla sobre el hombro correspondiente.

Los abrazos sándwich

Son aquellos que se producen entre tres personas, por lo que son especialmente familiares. Están llenos de incondicionalidad.

Los abrazos impetuosos

Se caracterizan por el impulso de amarrar al otro y mostrarle afecto, lo que los hace ideales para expresar cariño y buenos deseos.

Los abrazos de corazón

Son aquellos que entregan el cuerpo con total plenitud, de tal manera que los brazos rodean la espalda y los hombros de la pareja. Es uno de los abrazos más entregados que existen.

Los abrazos de costado

Este tipo es ideal a la hora de dar un paseo o mantener la espera en permanente unión. Reflejan la necesidad y las ganas de estar unidos.

Los abrazos por la espalda

Este tipo de abrazos son los más entrañables y románticos. Uno de los miembros se acerca por la espalda y funde sus cuerpos. Solo hace falta recordar escenas tan famosas como la de Titanic para darnos cuenta de la pasión que desprenden.

Los abrazos de grupo

Es uno de los tipos que más unión y apoyo incondicional simboliza, reconfortando muchísimo a sus miembros.

Todos estos abrazos son sanadores, pues contribuyen a nuestro bienestar psicológico y a nuestro desarrollo emocional.  Así, con este simple gesto obtenemos cientos de sensaciones irreemplazables que que traspasan la barrera de lo descriptible.

¿Sabemos abrazar?

Uno abraza a otros como abraza la vida.

Uno abraza la vida como se abraza.

Para saber abrazar solo nos hace falta tener un alma cargada y un cuerpo que fundir con el otro. Sin embargo, para que un abrazo transmita todo lo que queremos, debemos empezar por ensayar con nosotros mismos.

Las preguntas que surgen ahora son las siguientes: ¿Te has abrazado alguna vez? ¿Te has dado calor? ¿Has aliviado tus tristezas? Trabajar los autoabrazos es indispensable para estar nutridos y mantenernos unidos.

Digamos que, a través de un abrazo íntimo, sincero y propio nos reafirmamos y nos vinculamos con nosotros mismos, alejándonos de las corazas y acercándonos a la autenticidad en la que se basa el amor propio.

Si te abrazas, te quieres. Si te quieres, te reconoces. Y, si te reconoces, te construyes. Porque recogernos entre los brazos libera nuestras emociones y nos permite acercarnos a lo bueno de la vida.

Los beneficios de los abrazos

Un abrazo es un poema escrito en la piel que nos protege del falso amor, de la dependencia, de la idealización y de todo aquello que nos debilita y empobrece, salvaguardando la valentía y la bondad que está dentro de nosotros.

Gracias a los abrazos validamos nuestro derecho de existir, de experimentar, de ser como somos, de necesitar, de tocar, de ser sano y feliz, de crear, de intimar, de ser libre y de amar.

Resulta bastante complicado enumerar todos los beneficios que nos reporta un abrazo, pues hay tantos beneficios como abrazos. Así, de una forma general, podemos comentar algunas de las ventajas de los abrazos positivos:

  • Disminuyen el estrés.
  • Ofrecen seguridad y protección, o al menos eso hacen sentir.
  • Ayudan a nuestra autoestima.
  • Transmiten energía y fortaleza.
  • Mejoran las relaciones interpersonales.
  • Promueven la sensación de tranquilidad.

Los abrazos, una caricia del alma

Se dice que cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día de vida.

Paulo Coelho

Abrazar es profundizar en las raíces del afecto. Gran parte de nuestros recuerdos más significativos contienen abrazos, pues en ese momento nos reconfortaron. Así, abrazar es una maravillosa manera de dar amor a los que nos rodea y acariciarles el alma.

Muchas veces los abrazos son la mejor terapia, pues nos hacen sentir renovados y merecedores de amor. Cada abrazo tiene un lenguaje propio, lo que hace que sea la manera más corta de comunicarse con quien amas.

Es decir, a través de los abrazos decimos más que con nuestras palabras. Fundir nuestros cuerpos nos llena de alegría y nos transmite una paz característica que nos relaja inmensamente.

Los abrazos son una fuente verdaderamente fiable de comunicación empática que hacen que podamos comprender mejor cómo nos sentimos y cómo se sienten los demás, pudiendo así mostrar nuestro amor y nuestro apoyo.

Mejor con Salud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here