Aprende a decretar lo que quieres en tu vida

988

El poder de la palabra, la manera más efectiva de comunicarnos, de manifestar lo que deseamos y queremos que el otro sepa, es la manera de dar forma a nuestros pensamientos.

Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma. Julio Cortázar

Las palabras contienen la fuerza más poderosa que posee la humanidad. Podemos elegir utilizar su fuerza constructivamente con palabras de aliento, o destructivamente utilizando palabras negativas.

Nos educaron que lo negativo era para este momento mientras que lo positivo era para el futuro; olvidándonos que el único tiempo real es este instante; por lo tanto, debemos aprender a decretar en el aquí y en el ahora.

Con la palabra podemos hacer que otros tomen decisiones, cambiar su actitud e incluso hacerles creer algo imposible, tanto bueno como negativo, lo peor es que el principal daño es a nosotros mismos, no nos damos cuenta de la capacidad que tiene un simple gesto, de transformar una vida.

Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas. Buda

El pensamiento va apoyado por la palabra y así como hemos sido programados a pensar mal, hemos aprendido a hablar peor, se nos olvida el poder de la palabra y la usamos sin ninguna conciencia, sin importar lo profundo que pueda llegar a alguien más, olvidamos que todo  retorna, que las palabras se conectan en el universo entero al igual que el pensamiento, con todas aquellas que vibran en la misma frecuencia.

Ser consciente de lo que decimos puede hacer grandes diferencias, por ello es importante hablar en positivo, recordar que cada palabra es un reflejo, es un deseo de ser, podemos administrar lo que enviamos a los demás en pensamiento y lo que proclamamos para nuestra propia vida.

Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas obras. Lao-tsé

Somos responsables de lo que sembramos, en nuestra vida y en la vida de los demás, si deseamos una vida equilibrada y llena de armonía, debemos cuidar lo que pensamos y mucho más lo que decimos, somos el reflejo de nuestras palabras, nuestras acciones secundan nuestros pensamientos, si queremos paz, debemos ser emisores de paz, si buscamos tolerancia, menester es aprender a no juzgar y si deseamos armonía, rodearnos de lo positivo es lo más importante, aprender que como todo en la vida, las palabras tienen grandes consecuencias.

El Rincón del Tibet

“Escucha la música de Indra Mantras: un viaje de la mente al corazón”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here