7 alimentos perfectos para sanar y equilibrar nuestros 7 chakras

2114

La energía es la base de todo en este planeta, y si recuerdan de su clase de física, la energía no puede ser creada o destruida; sólo puede ser transformada. Así que cuando necesitas combustible, necesitas comer. Pero ¿sabías que puedes elegir alimentos que tienen vibraciones específicas que corresponden a algunos chakras, ayudando así a elevar la vibración del chakra y recargándolo?

Energía Nutritiva

Los chakras son “ruedas de luz” o centros de energía en el cuerpo que empiezan en la raíz del chakra en la base de la columna vertebral y viajan hasta el chakra de la coronilla en la parte superior de la cabeza, deteniéndose en otros cinco puntos a lo largo del camino. Cuando sus chakras están abiertos y operando al máximo, sacan energía fresca del campo unificado que reabastece y nutre su campo de energía personal y lo mantiene saludable.

El costo de los chakras desequilibrados

Cada chakra gobierna sobre una parte diferente de tu cuerpo y áreas diferentes de tu vida, así que si un chakra está fuera de lugar, las partes del cuerpo y las áreas de vida que gobierna también se desequilibrarán. Por ejemplo, el chakra del corazón está conectado a los pulmones, el sistema circulatorio y su corazón, y gobierna las relaciones y su capacidad de dar y recibir amor. Si su chakra del corazón está distorsionado, puede tener problemas para mantener relaciones saludables y le resulta difícil permitir que el amor entre en su vida. Si el cuarto chakra permanece desequilibrado el tiempo suficiente, podrías desarrollar síntomas físicos como problemas respiratorios o asma, o incluso sufrir un ataque cardíaco o cáncer de mama.

Alimentos para la sanación con energía

La buena noticia es que puedes limpiar, cargar y equilibrar tus chakras para sanarlos antes de que se desarrollen los síntomas físicos. Esa es una de las mejores cosas acerca de la medicina energética: usted puede tratar los problemas en su campo antes de que se manifiesten en su cuerpo. Trabajar con un maestro espiritual o un sanador de energía puede ayudarte a determinar cuál de tus chakras necesita equilibrio – y la mayoría de la gente tiene varios – y entonces puedes dirigir tus esfuerzos hacia el centro de energía que necesita más ayuda. Hacer tus elecciones de comida para la salud de tus chakras es otra manera de empezar a sanar tus chakras y tu vida.

Primer Chakra: Raíz

En sánscrito se dice Muladhara, su elemento es la tierra y su color es el rojo. Se encuentra en la base la columna vertebral, entre el coxis y el sacro. Físicamente, este chakra controla la función de las glándulas suprarrenales (que segregan adrenalina), los riñones y se conecta también con las piernas y los pies. Está relacionado con los instintos de supervivencia, seguridad, lucha o huída. Es el chakra de la pasión, la motivación y de nuestro sentido de pertenencia. Su bloqueo puede causar problemas circulatorios y digestivos, mientras que emocionalmente, se puede experimentar la sensación de no ser apoyado, de inseguridad, de miedo y también fatiga, falta de motivación y de confianza para establecer metas.

Los alimentos que lo equilibran son rojos: manzanas, remolachas, tomates, fresas, pimentón, carne magra, cayena (o flor de Jamaica) y rábano picante. También pueden ayudar alimentos que son raíces ya que son ricos en folato, vitamina C, antioxidantes y betacaroteno, como la batata, la cebolla morada, el jengibre y la cúrcuma.

Idea: prueba un batido de frutillas (fresas) con flor de Jamaica, una ensalada de batata y remolacha.

Segundo Chakra: Sacro

Su nombre original es Svadhisthana, su elemento es el agua y su color, el anaranjado. Se encuentra entre la última vértebra lumbar y el sacro. Controla la función de las gónadas (glándulas sexuales) y el aparato reproductor. Este chakra es el centro de la pasión relacionada con el placer y controla nuestras emociones, el sentido de intimidad, la creatividad y la conexión con otras personas. La sensación de “no servir para nada” es una alarma que indica bloqueo de este chakra, ya que la creatividad en cuanto a la expresión de uno mismo no está fluyendo. También puede manifestarse a través de malestares en el sistema reproductor (problemas en los ovarios o la próstata), incapacidad para obtener placer en el sexo e incluso problemas para concebir o complicaciones en el parto.

Para fortalecer este chakra se debe pensar en anaranjado: naranjas, zanahorias, mango, durazno, albaricoque, papaya. El salmón también funciona para equilibrar al segundo núcleo energético, debido, no solo a su color, sino a la presencia del ácido grado Omega 3, que también se encuentra en algunos frutos secos como las almendras, las nueces y el sésamo. Ya que el elemento de este chakra es el agua, es importante estar hidratado para buscar su equilibrio. Sirven por igual el agua, el agua de coco o infusiones herbarias.

Idea: smoothie de coco, naranja y mango.

Tercer chakra: plexo solar

Manipura irradia color amarillo desde el centro de las costillas y su elemento es el fuego. Representa nuestro poder personal, la fuerza de voluntad, el autocontrol, la autoestima y la acción para alcanzar nuestras metas. Los órganos conectados a él son el bazo, el estómago, el hígado y el páncreas, por lo que su desequilibrio se traduce en malestares en estas áreas y sentimientos de falta de propósito.

Para equilibrarlo es importante ingerir banana, piña, jojoto, entre otros alimentos amarillos. Son igualmente útiles, granos y verduras que necesiten cocción para añadir energía sostenible a partir del fuego a nuestro organismo, como el arroz, frijoles, centeno, etc.

Idea: prepara caraotas o porotos negros con granos de jojoto o toma un batido de banana con piña.

Cuarto chakra: Corazón

Este chakra brinda soporte energético al corazón, los pulmones, el tronco, los hombros, manos y brazos. En sánscrito se conoce como Anahata, su elemento es el aire y su color es el verde. Está relacionado con los sentimientos de alegría, compasión y amor por los demás y nosotros mismos. Cuando está desequilibrado, se puede experimentar indignación, ira, ansiedad, paranoia y baja autoestima. También se manifiesta en la incapacidad para tener empatía y lograr relaciones íntimas y significativas. Desde el punto de vista físico, un bloqueo en esta zona puede causar afecciones cardiovasculares, mala digestión y adormecimiento en las extremidades superiores.

Para equilibrarlo, los alimentos recomendados son verdes, frondosos o que hayan sido energizados por el viento, como: brócoli, espinaca, acelgas, perejil, apio, calabacín, aguacate, manzana verde, limón, pepino, menta, kiwi, guisantes y muchos más.

Idea: limonada con menta o smoothie de kiwi, manzana y pepino.

Quinto chakra: Garganta

Conocido como Visuddha está ubicado en el cuello y controla la garganta, el aparato fonador, la mandíbula, los dientes, los oídos y la glándula tiroides. Su color es el azul turquesa y su elemento es el éter (compuesto por tierra, agua, fuego y aire). Es el primer chakra espiritual y se relaciona con la purificación, la intuición, la capacidad de expresar, la integridad, la honestidad y la apertura. Su desequilibrio supone, por tanto, un bloqueo en la comunicación con otros y con uno mismo, incapacidad para escuchar a la intuición, presencia de voz sofocada y puede causar problemas en los senos paranasales y dolor de cuello.

Además de alimentos azules como los arándanos y las moras, este chakra se alimenta de fuentes de fibra, antioxidantes y vitaminas. Si incluimos agua de coco, infusiones, miel y limón, además de frutas que crecen en los árboles como las manzanas, las peras y las ciruelas podemos ayudar a este chakra a encontrar el equilibrio.

Idea: la flor de saúco en jarabe es altamente purificante.

Sexto chakra: el tercer ojo

De color índigo, Ajna es el chakra de la percepción. Su elemento es la luz y se ubica en el entrecejo. Es conocido como el centro de la sabiduría y su energía promueve ver claramente, enfocarnos, confiar en nuestra intuición, además, nos aporta fortaleza para crecer y aviva el deseo de aprender constantemente. Un desequilibrio en este chakra deviene en dolores de cabeza causados por tensión, visión borrosa, problemas de coordinación y trastornos del sueño, debido a su conexión con la glándula pineal, encargada del reloj biológico.

Los alimentos que lo equilibran son de color púrpura como las uvas, repollo morado y berenjena, por ejemplo. También se incluyen el chocolate, porque contiene flavonoides, aumenta la serotonina, ayuda a aliviar el estrés y la inflamación.

Idea: Chocolate caliente a base de leche de almendras.

Séptimo chakra: coronilla

Sahasrara no tiene ningún elemento asociado, por lo general, toma el color blanco o el color del chakra predominante de cada quien. Se encuentra en la parte superior de la cabeza y representa la unidad, la verdad, la espiritualidad y el conocimiento. Se centra en la búsqueda de la sabiduría, la alegría y la comprensión del mundo que nos rodea. Cuando todos los demás chakras están equilibrados, este núcleo irradia energía dedicada a la paz, la fe, la confianza y la gratitud por nuestras vidas. Cuando está desequilibrado, en cambio, se producen sentimientos de confusión, desconexión e insignificancia. Puede causar trastornos del sistema nervioso central, depresión y sensibilidad a la luz.

Este núcleo, a diferencia de todos los demás, se nutre del ayuno y la desintoxicación, para la eficiente eliminación de toxinas y aumento de la energía vital. Los aceites esenciales como salvia, lavanda e incienso son perfectos para purificar la mente mediante el olfato.

Idea: dedícate unos momentos a solas para practicar meditación ambientada con alguno de los aceites esenciales.

Soy Espiritual / El Estimulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here