4 señales que indican que tu “tercer ojo” se está abriendo

1042

El tercer ojo es aquel con el cual se pueden ver cosas que no se nos hacen visibles con los ojos físicos. Es un signo espiritual, que tiene que ver con poder mirar la realidad de otra manera, y descubrir signos y señales que están normalmente vedadas.

La meditación y la práctica de la atención plena son maneras de conectar con el tercer ojo y abrirlo. El concepto de tercer ojo aparece en muchas culturas y religiones, motivo por el cual las maneras de activar el tercer ojo son diversas.

Pero todas las creencias coinciden en que, una vez que has logrado abrirlo, se desarrolla una especie de sexto sentido, y eres capaz de ver y entender cosas que antes hubieran sido imposibles.

Si te interesa abrir tu tercer ojo, deberías prestar atención a estas señales. Indican que estás muy cerca, y puedes intentar potenciarlo.

1. Aumento de la intuición

Es, quizá, uno de los signos más comunes de la apertura del tercer ojo. Cuando tu tercer ojo se está abriendo, también empieza a desarrollarse una intuición fuerte y profunda.

Puedes notarlo claramente cuando tienes una profunda sensación de que algo va a suceder a tu alrededor. Tal vez también notarás un sentido más fuerte del bien y del mal.

Esta sensación puede ser persistente o aparecer de forma intermitente, pero finalmente será una guía para tu vida diaria.

2. Sensibilidad extrema a la luz

A medida que tu tercer se va abriendo, es posible que empieces a sentir una extrema sensibilidad a la luz. Asimismo, los colores vivos pueden parecerte aún más brillantes.

No tiene que ser necesariamente una sensación abrumadora o desagradable. En realidad, sentirás una enorme conciencia del momento que estás viviendo: como si lo vieras verdaderamente por primera vez.

Luego, si mientras meditas te enfocas en tu tercer ojo, pueden aparecer luces brillantes.

3. Presión entre las cejas

El tercer ojo se encuentra entre los otros dos, un poco por encima, a la altura del entrecejo. Ese es el punto donde radica su fuerza.

Por eso, cuando comienza a manifestarse más profundamente, allí aparecerán síntomas físicos. Puedes sentir presión, como si alguien te apretara el entrecejo, o una sensación de fuerte calor.

Al principio aparecerá durante la meditación centrada en el tercer ojo. Cuando esté aún más desarrollado, puedes empezar a notar los síntomas de la nada, en tu vida cotidiana.

4. Sensación de cambio

Si tu tercer ojo se está abriendo, es porque dentro de ti está sucediendo una transformación. Y eso se notará en tus emociones y en tu día a día.

Posiblemente te vuelvas más tolerante y generoso. Además, notarás que puedes leer mejor a las personas, y que no te engañas tan fácilmente.

La sensación de que todo cambia a tu alrededor estará presente todo el tiempo, pero no tiene que ser algo malo. Es, después de todo, el resultado natural del cambio profundo que opera dentro de ti al abrirse tu tercer ojo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here