14 señales que indican que estás despertando espiritualmente

1004

Absolutamente todos tenemos una parte espiritual, o mejor dicho, todos nosotros, como seres espirituales, como seres de luz, hemos venido a vivir esta experiencia terrenal, caracterizada por nuestro cuerpo y nuestra mente. No todos logran hacer conexión entre la parte física y la parte espiritual, aun cuando, sin que sea opcional, esas dos partes sean una durante esta vivencia.

Cuando estamos en la búsqueda de esa parte que nos llama y nos invita de manera constante a conocerla, a acercarnos, a que contemos con ella, normalmente comenzamos a ver las cosas de manera diferente y son comunes algunas de las siguientes señales:

1- Las cosas materiales que antes nos llamaban la atención, comienzan a parecernos superficiales y poco importantes. Comenzamos a interesarnos por cosas más sencillas que no tienen nada que ver con posiciones económicas, bienes materiales, etc.

2- Comenzamos a mirar más a las personas desde el corazón, logrando ser más compasivos y empáticos. Entendemos que cada quien vive su propio proceso como puede y al igual que nosotros, aprende en el camino.

3- Aceptamos momentos amargos con mayor facilidad o menor resistencia. Entendemos que cada una de nuestras experiencias es necesaria en nuestras vidas.

4- Comenzamos a indagar acerca de la espiritualidad a través de diferentes vías. Buscamos literatura de interés, personas que nos orienten, espacios que nos inspiren en la necesidad de conectarnos con eso que sentimos que nos hace falta.

5- Nos cuestionamos creencias existentes, que quizás no hayamos adoptado voluntariamente, sino por adoctrinamiento. Comenzamos a perder la fe ciega, para sustituirla por lo que nos llena.

6- Podemos perder la fe en todo lo que antes creíamos. Quizás en medio de nuestra búsqueda, todo lo que sabemos hasta el momento pierda sentido o bien pueda que ocurra lo contrario, pero desde un nivel superior de consciencia y entendimiento.

7- Podemos creer intensamente en aquello que no podemos comprender. Nos podemos conectar profundamente con lo que nos deslumbre, que a pesar de no entenderlo, nos llene de manera inexplicable.

8- Comenzamos a ser más desapegados de todo lo que creíamos poseer. Podemos desprendernos con mayor facilidad de personas, cosas o lugares.

9- Nos vemos más interesados protección a los más indefensos. Nos sentimos parte de un todo y nos duele nuestro planeta, nuestros animales, nuestros afines y buscamos y defendemos su protección.

10- Necesitamos más tiempo a solas. Se hace una necesidad el estar con nosotros mismos, crear espacios físicos y de tiempo que nos permitan estar a solas es crucial.

11- Nos hacemos amantes del silencio. Son los momentos de silencio en los cuales sentimos que más nos acercamos a lo esencial, es en el silencio en donde escuchamos a nuestra voz interior hablar.

12- Buscamos conectarnos con la naturaleza. Nos regocijamos entre los milagros que la componen, aprendemos de su comportamiento y nos volvemos sensibles antes sus cambios.

13- Dejamos de culpar a otros por lo que no marcha bien en nuestras vidas. Nos hacemos responsables de todo lo que nos ocurre.

14- Perdemos el miedo a la muerte, propia y de nuestros seres amados. Creemos que hay algo más allá de lo que vemos y posiblemente nuestras almas continúen en diferentes aventuras en compañía de las que están unidas a través del amor.

Si te identificas con estas señales, pues ya sabes que es lo que te está ocurriendo, escúchate, solo en tu interior está aquello con lo que buscas conectarte.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here