14 Señales de que eres un “Alma vieja”

0
39108

Qué clase de Alma tienes: Alma vieja, Alma joven o Nómada.

Existe un tipo especial de individuo en este mundo que, casi desde que llegó, se siente solo y apartado del resto.

Su forma de vida solitaria no atiende predilecciones o comportamientos antisociales, simplemente es un ser viejo, viejo del corazón, viejo de la mente y viejo del alma.

Este individuo posee una visión de la vida muy diferente y más madura que aquellos que viven a su alrededor, debido a esto, su alma vieja vive su vida internamente, recorriendo su propio camino a solas, mientras que los demás siguen por caminos distintos.

¿Qué es un alma vieja?

Según la teoría de la reencarnación, el fin de la existencia humana es la evolución del alma. Con cada ciclo y con cada vida se ofrece una oportunidad nueva para crecer y aprender. En este mundo deambulan muchas personas que se vuelven incapaces de encontrarle un sentido o explicar el motivo de su existencia, no suelen ver las cosas como un todo y reflexionan mucho sobre su papel en esta realidad.

Cuando hablamos de la edad del alma, hacemos referencia a ese desarrollo espiritual a través de las experiencias en este mundo, y no solo a la cantidad de veces que hemos reencarnado. Lo que realmente cuenta no es la cantidad, sino la calidad del aprendizaje.

El individuo, a medida que profundiza en los misterios de la existencia, se vuelve más consciente de su espiritualidad desencadenando un proceso en el que su alma comienza a envejecer.

Cuando el alma ha vivido lo suficiente, y aprendido de ese tiempo en las veces que reencarnó, podemos decir que se ha convertido en un alma vieja, lista para la última etapa de su larga caminata. Pues esa alma ya ha cumplido su propósito.

Si pretendiéramos “humanizar” un alma vieja en nuestra mente, bastaría con imaginar a un anciano o anciana honrada, de cabellos blancos, con actitud apacible y de expresión afable. En esta fase, la final antes de que el alma termine su ciclo, ha desarrollado una empatía fuera de lo normal y finalmente tiene una conciencia plena de que todo está conectado.

Las almas viejas no buscan nada en el mundo exterior. Para ellas, la mayor satisfacción y felicidad se encuentran en el “ser”, y no en el “hacer”. Más que “afuera”, desarrollan una forma de existencia en la que se concentran en sí mismas y buscan alguna actividad tranquila como un medio para satisfacer su propia autorrealización. Ya no hay necesidad de probar nada a nadie, de ser mejor que nadie, ni de competir todo el tiempo.

Te presentamos una serie de 14 señales que podrían indicar que eres un alma vieja

1. Tiendes a pensar mucho acerca de todo. Siempre estás encontrando un significado más profundo en tus relaciones, interacciones simples con los extraños, y en el mundo que te rodea.

2. Disfrutas de la soledad y lo utilizas como un tiempo para reflexionar sobre tu vida y todo lo que sucede en ella. Continuamente buscas una comprensión más elevada y eres increíblemente introspectivo acerca de la vida.

3. Siempre has tenido una madurez mucho más elevada para tu edad. Cuando eras un niño la gente comentaba sobre lo maduro que eras y probablemente disfrutabas sentándote en la mesa de los adultos, en vez de en la mesa de los niños. No es que no podías divertirte siendo un niño, es sólo que a veces pensabas que las conversaciones de los adultos eran mucho más interesantes.

4. Disfrutas de las cosas sencillas. Tomar café y leer las noticias, desayunar con los amigos, cocinar una buena comida, o leer un buen libro.

5. Tienes una perspectiva filosófica sobre la vida y ves el mundo en una escala más grande que la mayoría de la gente. Cuando te enfrentas a problemas intentas verlo como una experiencia de aprendizaje y consideras tus luchas tan sólo como una parte de tu camino.

6. No le das mucho valor a la posesión de elementos materiales caros. Encuentras que consigues mucho más de tus relaciones personales y experiencias, que de cualquier cosa que puedas tener.

7. Te centras en la auto-realización. Gozas con la libre expresión a través de la escritura, el arte, la música, u otras corrientes.

8. Eres sensible y espiritual en la naturaleza. Tiendes a confiar en tu instinto sobre las cosas porque rara vez te equivocas. Simplemente tienes “una sensación” sobre las cosas y puedes leer bien a la gente.

9. Te sientes conectado con ciertos períodos de tiempo. Te encuentras más interesado en el arte, la historia o la cultura de esa década.

10. Incluso si tienes un gran círculo social lleno de amigos y conocidos, siempre te has sentido un poco diferente a los demás. Es posible que no pienses necesariamente que eres un solitario pero sin duda estás cómodo estando solo y entiendes la diferencia entre estar solo y ser solitario.

11. Independientemente de donde vayas, pareces ser el tipo de persona con la que los extraños se sienten inclinados a hablar. Hay algo en ti que hace que otros quieran derramar su historia de vida a tan sólo minutos de conocerte.

12. A veces sientes un sentido de separación entre ti mismo y el “mundo real”. Reconoces que tienes una manera de pensar acerca de la vida en términos de dinero, posesiones, relaciones, etc, y luego está el enfoque convencional de la vida que mayoría de la gente tiene. No crees que una es mejor que la otra, sólo son diferentes.

13. Tienes un alto nivel de empatía y aceptación hacia los demás y comprendes la importancia del perdón. Debido a esto tus amigos siempre van en busca de consejo o te cuentan un secreto que no le diría a nadie más. Ellos saben que los escucharás sin juzgar.

14. Saboreas los momentos de tranquilidad en la vida que pueden parecer anticuados a los demás. Tal vez esto significa ir hacer un paseo dominical por el campo o escribir una carta (una carta real, no un correo electrónico) a un amigo que vive al otro lado del país.

Clasificaciones del alma:

Nómadas:

Son seres que no tienen arraigo aquí, por lo tanto desde niños es fácil que digan que sus padres no son sus padres, que ese no es su mundo o que vienen de X galaxia, por ejemplo. Son seres muy despiertos e inteligentes y no se sienten a gusto en según qué ambientes y rápidamente son etiquetados como bichos raros. Sienten un casi perpetuo anhelo insaciable que se ira calmando según vayan descubriendo su misión.

Desde niños no encajan con sus compañeros y normalmente son mal diagnosticados con síndromes como el TDH y por desgracia medicados.

De adultos terminan por recordar quienes son y cuál es su cometido, tienen una alta espiritualidad y se centran básicamente en eso que tiene que hacer creando pocos vínculos. Se sienten muy atraídos por todo lo alternativo, tanto en ciencia como en medicina, son altamente vanguardistas y les atrae mucho el arte y todo lo que tenga que ver con el pensamiento. Tienen facilidad para manejar las energías y contactar con las conciencias superiores. Finalmente son conscientes de que una vez finalicen su tarea no volverán, por ello muchos no forman familias, ni tienen descendencia. Muchos de ellos son etiquetados como “índigos o cristal” por sus capacidades y su falta de velo, pero la gran mayoría de ellos prefieren pasar desapercibidos y vivir en el total anonimato, centrados y conscientes del papel que deben desempeñar.

Almas Viejas:

Son seres altamente equilibrados, en una perpetua búsqueda de conocimiento. Tienen grandes capacidades para la expresión artística, las letras y la música, son muy sensibles y herméticos. Son muy sociables y gozan de una conversación muy rica, pero no son muy dados a estrechar lazos afectivos, suelen ser muy independientes y poco dados a ambientes familiares o sociales, en su interior guardan una especie de necesidad imperiosa por saber quiénes son. Son muy espirituales, pero a su vez rechazan cualquier religión, no se sienten a gusto en ninguna ideología concreta, entienden perfectamente el funcionamiento de la sociedad en que viven y pasan de puntillas por ella.

Les gusta pasar desapercibidos y desempeñaran tareas que no requieran una implicación excesiva y les permita continuar su perpetua búsqueda.

En algún momento de su vida, toman conciencia y se despierta en ellos la necesidad de la auto búsqueda, son altamente autodidactas y rechazan cualquier dogma, también son altamente vanguardistas y de ellos surgirán grandes y revolucionarios pensamientos filosóficos. Evitan los enfrentamientos, no son nada competitivos y sus egos suelen ser minúsculos. Se podría decir que están de vuelta y son conscientes de ello.

Almas Jóvenes:

Suelen ser altamente extremas, y sus vidas son un auténtico torbellino de experiencias. Suelen ser muy egocéntricos y muy competitivos. Se toman su existencia como si fuera la última, están altamente programados y dogmatizados, pueden ser muy religiosos, pero nada espirituales, tienen una ideología concreta y llevada al extremo. Gozan con actividades que requieran un esfuerzo físico y deportes de todo tipo. Están muy apegados a esquemas familiares o sociales, no saben estar solos. Son altamente extremistas y pasan fácilmente del amor al odio, no eluden los enfrentamientos directos y suelen repetir frecuentemente los mismos errores.

Las almas jóvenes disfrutaran desempeñando cualquier tipo de función que esté altamente jerarquizada, son muy materialistas y valoran al resto por lo que poseen. Su búsqueda de conocimientos o de sí mismos es casi nula, se sienten seguros en su zona de confort y no sentirán necesidad de ampliar horizontes a nivel mental o de pensamiento. Poco sensibles, entienden el amor o la amistad como una posesión más. Procuraran ser siempre el centro de atención y no escatimaran en recursos para lograrlo.

Mundo Misterioso

Te gustó este Artículo?
Suscríbete y recibe nuestras últimas noticias, artículos y actualizaciones de Paradigma Terrestre directamente en tu Correo...

No hay comentarios

Dejar respuesta